Image for article

Nueva normativa de etiquetado alimentario: garantía de información y salud

20/02/2018

Conseguir un alto nivel de protección de la salud de los consumidores. Este es el objetivo de la nueva normativa sobre etiquetado alimentario. Reglamento (UE) nº 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo de 25 de octubre de 2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, publicado en noviembre de 2011.

Con esta nueva norma, en vigor desde el pasado 13 de diciembre, se pretende garantizar el derecho a la información por parte de cualquier usuario, para así poder tomar sus decisiones con conocimiento de causa.

Los nuevos cambios son:

  • Etiquetas más legibles.

Ahora la letra será más grande y legible. El tamaño mínimo en envases grandes será de 1,2 milímetros de altura y en los pequeños 0,9 milímetros.

 

  • Alérgenos.

En los alimentos envasados la información sobre los alérgenos deberá aparecer en la lista de ingredientes,  destacado mediante tipos de letra diferentes, estilo, color de fondo destacado u otras composiciones tipográficas que la diferencien claramente.

En ausencia de una lista de ingredientes debe incluirse la mención “contiene”, seguida de la sustancia o producto.

¡Ojo! Los Alérgenos también deberán ser indicados en los alimentos que se suministran sin envasar al consumidor final o se envasan en el punto de venta, por ejemplo en  los establecimientos de restauración.

 

  • Origen del producto.

Con esta nueva normativa, es obligatorio indicar el país de origen a la carne fresco de cerdo, ovino, caprino y aves de corral. Hasta ahora solo era obligatorio para carne fresca de vacuno, frutas y verduras, miel, aceite de olive, y en los casos en los que no hacerlo pudiese suponer un engaño al consumidor.

 

  • Procedencia de los aceites o grasas vegetales.

Los aceites o grasas de origen vegetal se podrán agrupar en la lista de ingredientes bajo la designación "aceites vegetales" o “grasas vegetales”,  pero deberán ir acompañados de la indicación del origen vegetal específico.

 

  • Alimento auténtico o copia.

Este es uno de los cambios más interesantes: si un producto no es exactamente lo que parece (palitos de pescado, salchichas...) los alimentos de sustitución irán etiquetados de manera destacada en el envase y no sólo en la lista de ingredientes. En carnes y pescados, además se informará de la presencia de agua añadida, aditivos, enzimas o cualquier tipo de proteínas adicionadas de distinto origen animal.

 

  • Congelado o descongelado.

Es necesario distinguir entre “congelado en”, obligatorio para la carne, productos cárnicos y pesca no transformada, y “descongelado en” para productos congelados que se han descongelado antes de ponerlos a la venta, así sabremos que este alimento no se podrá volver a congelar.

 

  • Sal por sodio.

Desaparece la palabra sodio y se debe sustituir por sal.

 

  • Tripa no comestible.

Hay que indicar si el envoltorio es comestible o no.

 

  • Información nutricional.

Eso sí: no será obligatorio hasta el 13/12/16.

Deberá indicarse de forma obligatoria: el valor energético, las grasas, las grasas saturadas, los hidratos de carbono, los azúcares, las proteínas y la sal; todos estos elementos deberán presentarse en el mismo campo visual. Además, podrá repetirse en el campo visual principal la información relativa al valor energético sólo o junto con las cantidades de grasas, grasas saturadas, azúcares y sal. La declaración habrá de realizarse obligatoriamente  "por 100 g o por 100 ml" lo que permite la comparación entre productos, permitiendo además la decoración "por porción" de forma adicional y con carácter voluntario.

En relación con los ácidos grasos trans, la Comisión Europea preparará un informe, en el plazo de 3 años, que podrá acompañarse de una propuesta legislativa.

 

  • Todos los datos juntos.

La información debe estar “en el mismo campo visual”. Es decir, los nutrientes, los avisos sobre alérgenos, el origen, etc. deben estar juntos, de forma que de un vistazo puedas acceder a toda la información. Hasta ahora se podía repartir por todo el envase.

 

Para conocer el contenido completo de la norma, consulte el Reglamento (UE) nº 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo de 25 de octubre de 2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor.

Autor invitado: Cristina Porca Fernández