Image for article

¿Por qué es importante medir el azúcar en sangre con regularidad?

10/04/2018

Las personas con diabetes necesitan controlar con regularidad los niveles de glucosa...

Una de las principales pautas para un buen manejo de la diabetes es medir el azúcar en sangre de manera regular, tanto en casa con un glucómetro como a través de controles médicos regulares. Vamos a ver en qué consisten estas mediciones y por qué son tan importantes.

Por qué es necesario medir el azúcar en sangre

Cuando hablamos de "medir el azúcar", normalmente nos referimos a ver el nivel de glucosa en sangre en un momento concreto con la ayuda de un glucómetro. Estos controles deben hacerse de manera regular (normalmente, varias veces al día). De esta manera, podemos ver el impacto de nuestras comidas y de la actividad física que estamos llevando a cabo y tomar acciones en caso de que el nivel de glucosa no esté dentro de los objetivos. En general, estos son los valores ideales que se toman como referencia:

Estos objetivos pueden variar en función de la edad y otros problemas, por lo que siempre deben consultarse con el profesional sanitario.

Otro análisis útil para las personas con diabetes es la prueba de hemoglobina glicosilada, que permite ver cómo han estado los niveles de glucosa durante los dos o tres meses anteriores. El valor ideal para adultos con diabetes debe estar por debajo o en torno al 7 %, aunque este valor, deberá individualizarse para cada paciente.

Medir el azúcar con regularidad y mantener un buen control ayuda a evitar las complicaciones derivadas de los niveles excesivos de glucosa en sangre: enfermedad cerebrovascular, cardiopatías, problemas en los ojos, enfermedad vascular periférica, pie diabético y otras.

Recomendaciones para emplear correctamente el glucómetro

• El profesional sanitario nos indicará con qué frecuencia y a qué horas debemos medir el azúcar en sangre, así que debemos seguir estas indicaciones.

• Debemos ser rigurosos con las frecuencias y horarios de medición, así como llevar un registro de los resultados (manualmente o a través de alguna app).

• Antes de usar el glucómetro, debemos lavarnos las manos con agua templada. Elegimos la zona del dedo (preferentemente lateral), masajeamos la yema con la mano hacia abajo y puncionamos la zona elegida. Desechamos la primera gota con un algodón seco y rellenamos la tira reactiva con la segunda.

Para cualquier duda sobre diabetes, consulte siempre con su profesional sanitario.