Image for article

Frutas y Diabetes

29/06/2020

Las frutas son ricas en vitaminas, minerales, antioxidantes, fitonutrientes y agua. Generalmente son dulces y es por este motivo por lo que la gente suele pensar que una persona con diabetes debe evitar el consumo de frutas.

 

 

Cuando se habla de diabetes, el desconocimiento y la falta de buena información, hace que se escuchen afirmaciones erróneas del tipo “la fruta está prohibida” o “no puedo tomar fruta porque me sube el azúcar”.

El primer punto por tanto a aclarar será que la fruta es un alimento muy saludable e indispensable en una alimentación sana y equilibrada.

Erróneamente se piensa que al tener las frutas hidratos de carbono deben eliminarse de la dieta en este tipo de patologías. Sin embargo, los expertos en diabetes no dudan en pautar el consumo habitual de fruta fresca en cualquier paciente con esta enfermedad. 

Si es cierto, que el paciente con diabetes necesita conocer la cantidad de hidratos de carbono de estos alimentos (sobre todo si controlan su glucemia con insulina), pero esto no significa que la fruta esté desaconsejada.

Las frutas son ricas en vitaminas, minerales, antioxidantes, fitonutrientes y agua. Generalmente son dulces y es por este motivo por lo que la gente suele pensar que una persona con diabetes debe evitar el consumo de frutas.

A la hora de hablar de la alimentación del paciente con diabetes, ésta debe de ser rica en frutas y verduras, legumbres, cereales integrales, pescados y grasas buenas. En lo que, a características específicas de esta patología, las personas deben tener en cuenta el índice glucémico y la carga glucémica de los alimentos para saber cómo afectan el azúcar en la sangre y los niveles de insulina. Teniendo en cuenta esos factores y como ellos provocan respuestas diferentes en el organismo, podemos afirmar que algunas frutas son mejores que otras, sin que esto quiera decir que exista alguna fruta desaconsejada.

Los alimentos con bajo índice glucémico (menor de 55) se cree que tienen un efecto beneficioso sobre el control de la glucosa en la sangre, ya que no afectan significativamente los niveles de azúcar. Los de índice glucémico elevado (mayor de 70), se consideran alimentos de alto índice glucémico.

En cualquier caso, no todo es el índice glucémico, hay que tener en cuenta la cantidad de hidratos de carbono que tiene la fruta que vamos a tomar, la cantidad de la fruta a consumir, el estado de maduración, el acompañamiento de la comida…

 

¿Cuáles son las mejores opciones?

Las mejores opciones de fruta son las frescas, congeladas o enlatadas sin azúcar añadido.

●  Si se va a tomar fruta en lata se recomienda fruta en su jugo.

●  Otra alternativa es la fruta deshidratada o desecada, pero el tamaño de la porción es pequeño.

 

Los diferentes tipos de fruta los podemos clasificar en:

●  Frescas: frutas que se dedican al consumo inmediato sin sufrir tratamiento alguno que afecte a su estado natural.

●  Desecadas: son los productos obtenidos a partir de frutas, cuya proporción de agua se ha reducido por la acción natural del aire y del sol.

● Deshidratadas: son las frutas obtenidas a partir de las frutas carnosas frescas, cuya proporción de humedad ha sido reducida mediante procesos artificiales apropiados y autorizados.

 

Tanto en las frutas deshidratadas como en las desecadas al perder agua hay modificaciones en su aporte nutricional. Hay un aumento del aporte calórico llegando en algunas frutas a 300 Kilocalorías y de los hidratos de carbono que pasa a tener un contenido del 70 al 75 % del aporte total de la fruta.

Por tanto, a la hora de introducir fruta en tu dieta no lo dudes, fíjate en las cantidades y adaptarlas a tus pautas de insulina y métodos de alimentación.

En función del tipo de método de alimentación que el paciente utilice a la hora de controlar los hidratos de carbono podemos hacer las siguientes especificaciones:

1-    Recuento de hidratos de carbono:
Una fruta entera pequeña o aproximadamente ½ taza de fruta tiene aproximadamente 15 gramos de carbohidratos, lo que corresponde con 1,5 raciones de hidratos de carbono.  Se recomienda pesar los diferentes tipos de fruta para conocer la cantidad de hidratos de carbono que tienen y hacer la correspondiente conversión a raciones de hidratos de carbono.

 

2-    Método del plato
Si está usando el Método del plato, la fruta debe de estar presente en todas tus comidas y cenas. Tomar una fruta entera pequeña de postre complementa la cantidad de verduras y la ración de proteína e hidratos de carbono a utilizar.

 

3-    Índice glucémico
La mayoría de la fruta tiene un bajo índice glucémico debido al contenido de fructosa y fibra. Aun así se recomienda conocer las diferentes clasificaciones según su índice glucémico para tenerlas en cuenta junto a los demás factores nombrados anteriormente.

 

 

 

Y recuerde: para cualquier duda sobre la diabetes y las pautas de alimentación recomendadas, consulte siempre con su profesional sanitario.