Image for article

Comer fuera de casa con niños con diabetes

23/02/2021

Cada vez es más habitual comer fuera de casa. Cuando este hecho es un acto puntual podemos cometer ciertas “transgresiones” en nuestra pauta dietética habitual, sin embargo cuando esto entra dentro de nuestra rutina, ya no nos vale el “consumo ocasional” y es necesario vigilar y cuadrar el menú a elegir dentro de nuestro “planning semanal”.

 

Cada vez es más habitual comer fuera de casa. Cuando este hecho es un acto puntual podemos cometer ciertas “transgresiones” en nuestra pauta dietética habitual, sin embargo cuando esto entra dentro de nuestra rutina, ya no nos vale el “consumo ocasional” y es necesario vigilar y cuadrar el menú a elegir dentro de nuestro “planning semanal”.

Esto nos vale como recomendación para toda la población, pero es de vital importancia en personas con diabetes.

El hecho de comer fuera con niños con diabetes, no debería dificultarnos la tarea, pero si es necesario tener en cuenta ciertos puntos para poder disfrutar plenamente de ello:

 

●   Tener en cuenta los horarios

Al utilizar insulina es necesario pensar y planificar previamente a qué hora se va a comer para poder prever y evitar posibles hipoglucemias.

Si podemos controlar el horario, se aconseja mantener nuestra rutina y que esta comida fuera de casa se asemeje lo máximo posible a nuestro horario habitual.

Si estos posibles cambios horarios van a ser habituales, se aconseja hablar con su médico para conocer si nos recomienda y cómo hacer los ajustes de dosis de insulina necesarios si se come a diferentes horas.

 

●    Controla el ambiente

Si es posible, tener unos cuantos restaurantes de mano en los que se conozca el menú, nos permitirá planificarnos previamente y adaptarnos mejor a la situación.

Cuando el niño come en la escuela será necesario conocer con antelación el menú para poder planificar y adaptar la comida en caso de ser necesario.

Si tú escoges dónde comer, piensa en los lugares que ofrecen más opciones (buscando aquellos que tengan opciones saludables en sus menús). Siempre que sea posible, busca los datos nutricionales de los alimentos que tienes planeado pedir: como las calorías, los hidratos de carbono y el contenido de grasas. Si el niño sigue una alimentación por raciones de hidratos de carbono esta información del contenido de hidratos de carbono será muy importante. Cada vez más restaurantes, sobretodo cadenas, te proporcionan estas tablas nutricionales.

De esta forma no estás limitando los sitios a donde ir, pero si, estás obteniendo la información necesaria para buscar el equilibrio necesario en tus comidas y en la de tus hijos.

 

●    Esperar para la administración de insulina

Si la comida es fuera de casa, esperar a saber que se va a comer para administrar la insulina y a que ésta llegue a la mesa, ya que si se retrasa o hay cualquier error en la comida tenemos el riesgo de hipoglucemia.

 

●    Elecciones saludables

Es necesario recordar que la alimentación del niño con diabetes al igual que la alimentación del adulto con diabetes no difiere o no debería diferir de la alimentación saludable que se recomienda para el resto de la población, por lo que toda la familia debería comer de la misma manera, si bien es cierto, que las personas con diabetes han de ajustar su pauta de hidratos de carbono a su pauta de insulina por el resto, la alimentación debería de ser la misma.

Recuerda siempre que “no hay que preparar comidas especiales para el niño con diabetes, puesto que éste debe comer lo mismo que los demás niños. La única diferencia es que tendrá que contabilizar los hidratos de carbono para administrar la insulina necesaria para metabolizarlos”

Por lo que los siguientes consejos serán comunes a todos:

o  Tratar de comer las mismas cantidades que comerías en casa. El hecho de comer fuera de casa no es motivo para comer el doble.

o  Se recomienda evitar los fritos, rebozados, empanados… y elegir aquellas confecciones culinarias más sanas, planchas, hornos, parrillas…

o  A veces es difícil saber qué ingredientes llevan determinados platos, por lo que se aconseja preguntar siempre al camarero ante cualquier tipo de duda.

o  Se aconseja pedir que las salsa, cremas o aderezos que acompañan a los platos se piden aparte, de esta manera eres tú el que controla lo que añades.

o Recuerde pedir siempre algo de verdura, el hecho de comer fuera no es excusa para saltarse los buenos hábitos.

o Pregunte la posibilidad de cambios dentro de los menús. Muchos restaurantes permiten reemplazar ingredientes o guarniciones. Por ejemplo puedes cambiar las patatas fritas por ensaladas dentro del menú del niño cuando estos ya han tomado a través de otro alimento su cantidad de hidratos de carbono pautada, permitiendo de este modo que se puedan acabar su plato sin necesidad de dejar nada en él.

o Elija siempre agua para beber.

o El postre ideal deberá ser fruta, ocasionalmente se podrá elegir un postre dulce pero teniendo en cuenta su contenido en Hidratos de Carbono.

o Si quiere comer helado o tarta es preferible que lo haga tras las comidas y no de forma aislada para evitar que su absorción sea más rápida y por consiguiente se produzca un pico de subida de glucosa.

 

●   Utiliza guías:

Existen cuadernos o guías de pequeño tamaño que sirven de orientación del contenido en hidratos de carbono de ciertas comidas que nos servirán de guía para conocer el contenido de hidratos de carbono de los alimentos, de este modo te será más fácil escoger entre los alimentos.

 

●   Práctica en casa:

Practicar en casa con tus hijos en el recuento de hidratos de carbono con platos más elaborados que sean del agrado de los niños y que se suelen encontrar cuando salís a comer fuera, les permite conocer los ingredientes, contabilizar los hidratos de carbono y realizar un recuento más seguro y fiable cuando salen a comer fuera.

 

●    Recuerda llevar todo contigo:

Cuando comas fuera de tu casa, lleva las cosas que llevas a todos lados, como tu glucómetro, insulina, tentempiés…

 

●   Disfrutad del momento y recuerda que un niño con diabetes no es diferente a los demás niños.

 

 

 

 

 Para cualquier duda sobre diabetes, consulte siempre con su profesional sanitario.

 

 

 

Dra. Cristina Porca Fernandez

Dietista – Nutricionista